Sin categoría

Esperanza en la unidad

Medellín pasa por un infortunado momento de inestabilidad política. Semanalmente desde la Alcaldía se producen giros inesperados, declaraciones sorpresivas, señalamientos y disputas con instituciones sobre las que había consensos en cuanto a su importancia para el desarrollo y bienestar social. Los cuestionamientos en materia de contratación y de algunos nombramientos en el gobierno municipal han afectado la confianza entre quienes habitamos esta ciudad y quienes la gobiernan. La preocupación frente a este panorama debe conducir a que quienes buscamos una solución adoptemos dos actitudes: unidad y concentración en lo importante. 

Primero: Unidad. Es urgente que entre quienes creemos en el modelo de gobernanza público-privado como un pacto social exitoso, nos unamos en torno al propósito de recuperar el esquema de colaboración universidad-empresa-Estado, conformando un grupo amplio y diverso de ciudadanos. Este grupo, además de hacer frente a la inestabilidad política y administrativa, puede derivar en punto de encuentro  y reflexión sobre los retos, objetivos y visión sobre el futuro de Medellín. Si algo hemos aprendido a lo largo del último año, es que es necesario trabajar unidos entre quienes orientados por la ética apostamos por la construcción colectiva y la búsqueda del bien común, más allá de diferencias coyunturales. 

Segundo: Concentración en lo fundamental. Es conveniente pasar del malestar y la indignación por las  declaraciones disonantes que provienen desde la Alcaldía, a concentrarnos alrededor de asuntos denunciados y cuestionados como han sido: la politización de EPM y Ruta N y el cambio en la contratación de Buen Comienzo y del Jardín Botánico. En esto debe enfocarse la atención, más allá de los últimos tweets o entrevistas del Alcalde.  

El momento actual de Medellín requiere generosidad; dejar egos y proyectos políticos personalistas a un lado para conformar un movimiento cívico que busque restablecer el modelo de gobernanza de Medellín que tantos avances sociales ha logrado. Lo más sencillo es no hacer nada, o hacerlo de forma desarticulada. El reto radica en trabajar unidos y concentrados en lo fundamental. Otros y difíciles embates hemos superado como sociedad en el pasado, confío en que esta ocasión no será diferente y así, no dejaremos opacar nuestro derecho a la esperanza de seguir construyendo una ciudad de consensos y un futuro cuyo únicos dueños seamos los ciudadanos. 

Federico Hoyos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s